MoleculaCientíficos del Centro de Investigación Biomédica en Red-Fisiopatología de la Obesidad y la Nutrición (CIBERobn) están estudiando las acciones biológicas de la molécula nesfatina-1.

Esta molécula reguladora del apetito (nesfatina-1)  podría ser útil para el desarrollo de nuevos tratamientos frente a la obesidad.

El hipotálamo contiene ciertas moléculas que son importantes en la regulación de la conducta alimentaria, la  nesfatina-1, es  producida el cerebro de forma natural y disminuye el apetito y así contribuye a la reducción de peso.

 

Esta molécula es esencial para que se inicie la pubertad, es una señal que induce saciedad, lo que quiere decir que si esta no se expresa en el animal, este no tendrá un buen estado energético, lo que puede influir en otras funciones que no son vitales, como la reproducción, por lo que se retrasa la pubertad.

Los estudios experimentales en ratas a las cuales se les suministró nesfatina-1 han demostrado que éstas comieron menos, utilizaron la grasa acumulada y se volvieron más activas. Además, la nesfatina-1 estimuló la secreción de insulina de las células beta-pancreáticas tanto en ratas como en ratones, produciendo un efecto saciante que podría contribuir al control fisiológico del peso corporal.