Salmon

Investigadores de la Universidad de Granada han demostrado que el consumo de dos porciones de salmón criado en piscifactoría (enriquecida con omega-3 los ácidos grasos y sólo ligeramente contaminado) a la semana durante el embarazo es beneficioso tanto para la madre y el niño.

Este estudio de investigación llamado “El Salmón en el Estudio de Embarazo” indica que el consumo de salmón aumenta los niveles de omega-3 ácidos grasos, tanto en la madre y el niño y mejora su las defensas antioxidantes, la causa es el contenido de selenio y retinol de salmón. Además, el salmón no altera oxidativos del extrés, los niveles de respuesta inflamatoria y la homeostasis vascular.

Para llevar a cabo este estudio, se ha seleccionado una serie de mujeres embarazadas con bajo consumo de pescado. Se dividió en dos grupos: el grupo de control, que continuó con su dieta habitual y el grupo de salmón, que incorporó dos porciones de salmón (de piscifactoría). El salmón utilizado en este estudio habían sido criados en una granja de peces bajo una dieta controlada, incluyendo ingredientes especiales (aceites vegetales y alimentos como las algas y zooplancton), a través de esta dieta, el salmón se hicieron ricos en omega-3 los ácidos grasos y se presentan altas concentraciones de antioxidantes vitaminas como las vitaminas A y E y selenio (este pescado contiene los niveles de contaminación muy bajos).